loca de atar

Loca de atar

Hoy me he levantado inquieta, empapada de sudor y con la terrible sensación de cuando tienes una pesadilla y no puedes liberarte de la sensación de angustia.

El dia es frío, un tanto gris y el cielo tiene una franja rojiza.

Doy un sorbo de agua.

Mi acompañante al otro lado de la cama me mira soñoliento.

– Lo he vuelto a soñar.

– ¿El qué?

– ¡Lo de siempre! aquello de la ola gigante….

Se ríe…y me voy a la ducha.

Desde que tengo uso de razón tengo un sueño recurrente: estoy en la playa relajada y feliz cerca de la orilla y, de repente, una ola gigantesca viene hacia mi implacable.

Entonces empiezan las secuencias a un ritmo endiablado, con una aceleración cardíaca propia del mismisimo Jason Bourne intentando salvar la vida.

Corro y pienso, tomo decisiones rápido para salvar mi vida o la de los que están a mi alrededor. Me sudan las manos y me palpita el corazón como si lo martillearan 150 tamborileros en procesión. Lo odio.

Supongo que Freud diría que soy un caso crónico de desquicia personal, que estoy loca de atar, o me diría que tengo algún conflicto que permanece no resuelto.

Me pregunto quién consigue, en la vida, resolver todos sus conflictos y dar carpetazo a todos sus problemas. Dicen que las pesadillas son una válvula de escape para nuestra mente y una alerta para permanecer atentos.

Nos mantendremos alerta, pues, durante las noches en la oscuridad de la habitación.

0 comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *